¿Qué es el email marketing? Todo lo que debes saber

Seguramente antes de llegar a este artículo revisaste tu bandeja de entrada y encontraste al menos 3 emails nuevos: descuentos de tus marcas favoritas, alertas de tu banco o notificaciones de alguna compra que realizaste.

En este sentido el email marketing comprende todas aquellas estrategias desarrolladas por las empresas, a partir del envío de correos electrónicos,  y dirigidas a una base de datos en la mayoría de los casos segmentada, con el fin de impactar a sus clientes bajo distintos tipos de mensajes y así lograr una conversión. 

Aunque en su momento el envío de emails se evidenció como una práctica invasiva para el usuario, gracias a la transformación digital y al avance de las herramientas de automatización de marketing, el canal directo se ha convertido en una estrategia sólida para entregar los mensajes correctos a las personas indicadas en el momento oportuno.

¿Qué tan efectivo es el email marketing?

Razones para que lo implementes en tu empresa:

¿Y si te contamos que haces parte de los 3.9 mil millones de usuarios en el mundo, a 2019, que tienen una cuenta de correo electrónico? Empezando por ahí ya tenemos una razón de peso para hacer uso de este canal, pues las posibilidades de impactar a tu audiencia son muchas.

Sin embargo, existen más factores que hacen de esta herramienta estratégica una que vale la pena:

Segmentación y personalización

Una variable muy útil para tu base de datos, a medida que va creciendo en cantidad y calidad, se aconseja hacer grupos y personalizar los mensajes para empezar a identificar audiencias  respecto a sus intereses, etapa de compra, score, ubicación, edad, sexo, etc. 

 

Por ejemplo: Tienes un grupo de personas que ya realizó su primera compra en tu ecommerce y sabes qué presentación exacta de tu producto compró.

Alcance e inmediatez

Un beneficio casi exclusivo de este canal, ya que eres tú quien llega a tus clientes y no debes esperar a que tus clientes lleguen a ti, además de comunicarte con ellos en el momento indicado.

 

Por ejemplo: Tienes una base de datos de 10.000 pero solo a 500 necesitas contarles que tu punto físico cambió de ubicación, o en otro escenario, a esos 10.000 quieres contarles que tienes una oferta especial este mes.

Desarrollo creativo en distintos formatos

Como dicen por ahí “todo entra por los ojos” y sí. Este canal te permite desarrollar muchas ideas para plasmar el discurso de tu email, este debe ser claro, legible y agradable desde el primer elemento que se ve. Por lo general las marcas hacen uso de una plantilla y en lo que generan variedad es en contenidos dinámicos dentro del email. (Carruseles, gifs, banners dinámicos, encuestas dentro del email…)

Medición y optimización

Si no realizas un seguimiento constante de tus acciones ¡Apague y vámonos! Porque este es un punto clave para evaluar el rendimiento de tu trabajo e identificar los puntos a mejorar para próximas campañas u optimizar en la misma.

Retorno de la inversión

Este es uno de los canales con mayor retorno de la inversión, pero ojo porque para que esto funcione así, debe existir una estrategia de contenido clara y dirigida a un objetivo particular.

¡Sin más preámbulo, empecemos!

Te contamos cómo iniciar una estrategia de email marketing

En Bendita Essence® creemos que cualquier estrategia es un proceso escalable, en donde empezamos gateando, luego caminamos y finalmente corremos, esto con el fin de empezar a visibilizar pequeñas victorias e ir optimizando bajo los resultados. 

1

Conocer a tu cliente es el primer paso para conquistarlo

¿Quién es? ¿Qué hace? ¿Qué le interesa, preocupa y/o necesita? ¿Cómo se siente? ¿Cómo busca soluciones a su problema? En este punto debes recolectar toda la información posible de tu cliente; para ello existen distintos métodos que te ayudarán a recopilar la información y condensarla, uno de ellos es la construcción del Buyer Persona.

2

Piensa en ¿cuál es el objetivo para conquistarlo? y plantéalo

Para que un objetivo funcione debes entenderlo, te aconsejamos plantearlo bajo la metodología SMART (Específico, Medible, Alcanzable, Realista y en Tiempo), hacerlo de esta manera te permitirá hacerle un seguimiento muy detallado  y evaluar el rendimiento de tus acciones.

TIP: Ten a la mano los resultados, datos o análisis que hayas podido obtener de campañas anteriores, si no cuentas con ellos, busca estadísticas promedio con las cuales puedas darle más forma al objetivo. 

3

Ahora, ¿cómo lo vas a enamorar?

Elige un formato consecuente con tu objetivo y el que mejor aplique a tu audiencia, aquí te contamos algunos tipos de campañas que se pueden ejecutar: 

Welcome email: Dale la bienvenida a tus clientes cuando se registren a tu marca, busca identificar sus intereses para empezar a segmentarlos.

Newsletter: Entrega valor en un periodo determinado de tiempo, cuéntales algo nuevo de tu marca, contenido que les responda dudas, que los lleve a encontrar la razón por la cuál están en tu marca. 

Ofertas y promociones: Informa acerca de descuentos especiales.

Lead Nurturing: Nutre tus leads, edúcalos, enséñales acerca de tu producto, cómo se usa, qué beneficios tiene, entrégales razones para que te compren.

Transaccionales: Genera confianza, comunícales cuando hacen una compra, una reserva, hazlos sentir especiales cuando se suscriben algún evento, cuando olvidan su contraseña.

Engagement: Cultiva esa relación, acompáñalos en cada etapa, salúdalos en su  cumpleaños, recuérdales que su carrito está abandonado, pregúntales acerca de su experiencia con tu marca.

Una vez elijas el formato de tu campaña ¡PONTE CREATIVO!

Crea asuntos llamativos, puedes hacer un test A/B bajo dos líneas de contenido diferentes y ver cuál de todos te generó mayor OR (open rate).

Crea pre header claros, cortos y concretos, ten en cuenta que deben ser complemento del asunto y van enfocados a la acción.

Haz que tus emails sean relevantes empleando contenido dinámico y personalizado.

Prueba los call to action en distintos formatos: Botón, link, en el banner, en el cuerpo del texto.

4

Mide qué victorias lograste en este primer paso de tu conquista

Cada métrica es clave ya que es la manera en la que puedes pasar de gatear a caminar, y de caminar a correr; aquí es donde evaluas si debes optimizar tu contenido, tu asunto, tu oferta o tu discurso, en pro de lograr tu objetivo. ¿Y qué métricas debes tener en cuenta? Te contamos los 5 indicadores clave:

– Enviados vs. Entregados

– OR (Open rate): Aperturas de los emails

– CTR (Clicks to rate): Clicks en algún lugar del email

– CTOR (Click to open rate): Clicks vs. aperturas de los emails

– Desuscripciones

Y en un punto más alto de las métricas, tenemos el CRO (Conversion Rate Optimization) el cual nos indica la tasa de conversión frente a las acciones ejecutadas.

Finalmente y no menos importante…

Un aspecto indispensable del email marketing:

Asegúrate de cumplir con las normas CAN-SPAM (Control del Ataque por Pornografía y Marketing No Solicitado)

          1. Colocar en el footer de tu email nombre y el domicilio de tu empresa.
          2. Debes tener los enlaces visibles de desuscripción de tus comunicaciones.
          3. Configura tu correo electrónico y nombre real en el remitente.
          4. Redacta líneas de asunto que sean claras y consecuentes con el contenido del email.  

Puedes leer más de esta ley aquí: https://www.ftc.gov/tips-advice/business-center/guidance/can-spam-act-compliance-guide-business

Fuente: Recursos TrailHead Salesforce